logo
¡Bienvenidos a HispaShare!
Una web creada por y para
amantes del cine.
Iniciar sesión
userNombre de usuario
lockContraseña
 Iniciar 
Recordar contraseña
Detalles del título

imdb Ver ficha en IMDb

anchor Link permanente

Puntuación IMDB
6 estrellas 6.1
Puntuación usuarios
8 estrellas 8.1
45 votos 
 Votar 

La senda de los elefantes (1954)

Título original: Elephant Walk (EE.UU.)

Género: Películas > Aventura / Drama / Romántico

Director: William Dieterle.

Duración: 103 minutos.

 

Resumen:

Una bella y joven recién casada (Elizabeth Taylor) se va a vivir con su marido (Peter Finch) a Ceilán, donde tienen una enorme plantación de té, llamada "la senda de los Elefantes".

La mujer se enamora del capataz (Dana Andrews), pero este asunto queda relegado a un segundo plano por otros acontecimientos más graves: se desata una epidemia de cólera, la sequía causa estragos y hordas de elefantes enloquecidos por la sed amenazan con devastar la plantación.

Película de aventuras con tres actorazos del momento que sirvieron para crear un triángulo amoroso en la historia. El rodaje no estuvo exento de contratiempos, siendo el principal, el hecho de que Vivien Leigh iba a ser la protagonista, pero debido a sus problemas psiquiátricos se la sustituyó por Elizabeth Taylor. Muchas tomas estaban rodadas ya con ella, y esto trastocó la película que implicaba dificultades en el montaje y eliminación de algunas escenas.

El film resulta un producto de aventuras, entretenido y agradable que gustará al espectador. La carga de los elefantes es digno de ver. (decine21)

Actores:

Elizabeth Taylor, Dana Andrews, Peter Finch, Abraham Sofaer, Abner Biberman, Noel Drayton, Rosalind Ivan, Barry Bernard, Philip Tonge, Edward Ashley, Leo Britt, My Lee Haulani, Madhyma Lanka Nritya Mandala Dancers.

Imágenes de la película (1 imágenes)
imagen
Comentarios (1)
pepmo
pepmo
La senda de los elefantes es, básicamente, un melodrama con toques de aventura exótica. Está maravillosamente filmada en escenarios naturales y tiene un cuidado guion que nos lleva al inexorable final que, no por esperado, deja de ser espectacular y emocionante cómo solo nos sabía emocionar el cine clásico, sin efectos digitales que por entonces no existían.
Vale la pena.